hacerseoir.com.ar  |  Cultura
Hacerse Oír-Hablemos Claro dirigió una carta al Arzobispo de Tucumán, Mons. Luis Héctor Villalba y al Obispo de Concepción, Mons. Armando José María R
Jueves 28 Jul 2011, 13:39 pm  |  Compartir en:      
Obispo de Concepción, en la que les solicita, con filial respeto, que dirijan un llamado al Gobernador de la Provincia de Tucumán, José Alperovich, para que vete la ley por la cual se prohibió, en diciembre ppdo., el uso de la bandera de dicha provincia que llevaba estampada la Cruz.
Con la firma de sus directores Martín J. Viano y la Lic. Araceli Ramilo Alvarez de Viano, la entidad Para Hacerse Oír-Hablemos Claro dirigió una carta al Arzobispo de Tucumán, Mons. Luis Héctor Villalba y al Obispo de Concepción, Mons. Armando José María Rossi


Obispo de Concepción en la que les solicitan su urgente intervención junto al Gobernador de la Provincia de Tucumán, José Alperovich, para que vete la ley sancionada por la legislatura en diciembre ppdo., por la cual se prohibió, el uso de la bandera de dicha provincia que llevaba estampada la Cruz.

La misiva recuerda que, en años anteriores, ciertos sectores habían osado tildar a la Cruz de "sectaria", "discriminadora" e "inquisitorial" y hasta habían logrado la intervención del entonces embajador de Israel en la Argentina para dar fuerza a su pretensión ¡Llamativa fue por cierto la actitud de este diplomático, comentan, si se considera que la bandera del propio país que representa ostenta la estrella de David!

Haciendo suyos los argumentos de un grupo de valientes jóvenes agrupados hace algunos años bajo el nombre de Tucumanos Pro Civilización Cristiana, la entidad afirma que, cuando los legisladores tucumano aprobaron por unanimidad la bandera ahora prohibida, el 9 de Octubre de 1995, forjaron un símbolo que recuerda que San Miguel de Tucumán fue fundada a los pies de la Cruz por el Capitán Diego de Villarroel.

La presencia de la Cruz en el pabellón provincial, por lo tanto, recuerda a los tucumanos que nacimos al amparo de la Civilización Cristiana y que, por encima de las fronteras nacionales o raciales, contiene un llamado a la Salvación, válido para todos los pueblos.

Es de temer, señala la misiva, que, a partir de la supresión de la bandera de Tucumán, por el hecho de llevar estampada la Cruz, comiencen pronto desde algunos sectores a exigir, con los mismos argumentos y acusaciones, que sean retirados los crucifijos de las escuelas y edificios públicos, como de todo lugar en el que alguien pudiera sentirse "discriminado" por ese símbolo sagrado.
Tal animadversión contra la Cruz no es muy diferente, afirma Para Hacerse Oír-Hablemos Claro, de la alimentada durante años por la propaganda del Partido Nacional Socialista Alemán que así resumía en 1936 el periódico nazi "Der Durchbruch" ("La brecha"): "Si Alemania quiere vivir, ¡ha de caer la cruz!" ("El cristianismo en el Tercer Reich", Tomo 11, Testis Fidelis; Ed. "La Verdad"; Buenos Aires; marzo de 1941; pág. 219).

La Fe que hemos recibido en el bautismo, concluye el pedido dirigido a los obispos de la Provincia de Tucumán, nos obliga a unirnos, desde Buenos Aires, a todos los que han solicitado al Señor Gobernador vete la referida ley anhelando que así se impida así que la provincia de Tucumán reniegue de la Santa Cruz de Nuestro Señor quien solemnemente prometió: "A todo aquel que me confiese delante de los hombres, Yo también lo confesaré delante de mi Padre Celestial; mas a quien me niegue delante de los hombres, Yo también lo negaré delante de mi Padre Celestial" (MT. 10, 32 y 33).
Adm   |   Copyright 2021   ©   Para Hacerse Oir-Hablemos Claro   |   Todos los derechos reservados   |   web design Triliton