hacerseoir.com.ar  |  Cultura
Motivos de esperanza: una juventud responsable y con ideales
Martes 12 Jun 2012, 19:01 pm  |  Compartir en:      
Sin duda ninguna, en la crisis de valores que afecta actualmente a nuestro país como al mundo entero, causa una particular aprensión las más variadas manifestaciones de la desorientación y la pérdida de un rumbo certero por parte de los adolescentes.
Hasta no faltan quienes pronostican los peores escenarios para el futuro de esa juventud que parece haber perdido el norte, es decir, el sentido del deber, la observancia de las reglas morales, la capacidad de esforzarse para superar las dificultades y de encarar su vida con responsabilidad.
Pero hoy queremos dar un nuevo vigor a una esperanza: cuando todo parece perdido, se enciende una luz en el horizonte y nos da aliento para esperar, contra toda esperanza, que en algún momento se producirá como una resurrección de los valores en el alma de muchos jóvenes y que, con el auxilio de la Divina Providencia, serán capaces de ofrecer una alternativa capaz de cambiar el rumbo de las cosas.

Jóvenes que enorgullecen al país
En ese sentido, es alentador conocer la labor de adolescentes argentinos, cuyas iniciativas son reconocidas internacionalmente.
¡Enhorabuena!
Así lo describe un editorial del diario “La Nación” del 6 de junio del 2012, bajo el expresivo título: “Jóvenes que enorgullecen al país”:
Experiencias cumplidas en dos áreas de actividad muy distintas han dado ocasión para que adolescentes argentinos demuestren sus condiciones personales y sus capacidades en el extranjero.

Valiosa distinción internacional
Dos de ellos, Sebastián Alonso y Martín Volpe, alumnos de la E.E.T. Nº 9 Ingeniero Luis María Huergo, lograron una valiosa distinción en la categoría de Electrónica y Mecánica en la Feria Internacional de Ciencia y Tecnología Intel-Isef, que tuvo lugar en la ciudad de Pittsburgh, Estados Unidos.
El trabajo presentado por ambos estuvo relacionado con un sistema de tratamiento del agua y del engorde de una especie de peces "ideal para el consumo humano": la tilapia. Tanto por los fundamentos del proyecto, como por los pasos metódicos de su elaboración y las pruebas efectuadas para controlar la eficacia de la propuesta, alcanzaron el reconocimiento señalado, luego de superar una difícil competencia ante jurados especializados.

Proyecto Orquestas Juveniles
El otro suceso, que merece ser destacado, tuvo lugar en otro escenario, en este caso, Berlín. Quienes protagonizaron esa experiencia fueron diez adolescentes, chicas y varones, entre 12 y 18 años, que estudian música e integran conjuntos de gente joven que actúan en barrios a los cuales pertenecen, considerados espacios socialmente vulnerables de nuestra ciudad.
Ellos forman parte del llamado Proyecto de Orquestas Juveniles e Infantiles de la Ciudad de Buenos Aires, programa iniciado en 1998 y en el que se fueron incorporando chicos que mostraban interés y aptitudes por la música. Así fue como los bisoños ejecutantes ganaron en habilidad a través de clases y ensayos semanales.
Recientemente, al grupo integrado por Gonzalo Idiart (clarinete), Ayelen Angulo (chelo), Florencia Pirreco (corno), Macarena Figueredo (trompeta), Axel Suárez (trombón), Pamela Zárate (violín), Sara Lugo y Carolina Fernández (flauta travesera), Roger Siqueli (percusión) y Lucas Velázquez (contrabajo), se le presentó una valiosa oportunidad: fueron invitados de honor para participar en un curso de perfeccionamiento en el Conservatorio de la Musikschule Leo Kestenberg, cuya sede se encuentra en Alemania.
Los chicos argentinos tuvieron así una inmejorable ocasión para ganar en habilidades, contactos y experiencias que seguramente les serán inolvidables. Como fueron recibidos en casas de familia, las vivencias atesoradas tuvieron también calidez social.
Para sus profesores porteños fue una alegría comprobar el modo en que se comportaron sus alumnos y el valor del programa que desarrollan. Hay que destacar, pues, los méritos personales de los adolescentes, la calidad de sus profesores y la plausible iniciativa que los vinculó.

Las orquestas juveniles en el gran Festival de Iguazú
En un sentido análogo, también queremos destacar la actuación de orquestas integradas por jóvenes y niños en la tercera edición del gran festival Iguazú en Concierto al que se refiere René Vargas Vera en un artículo para “La Nación”, bajo el título “Los Chicos, en un gran festival”, del que reproducimos algunos pasajes a continuación:
Ni el telón de lluvia matinal pudo con el estallido del verde, ni con el rumor lejano de la blanca y majestuosa muralla líquida que hoy ha sido consagrada como la flamante maravilla natural del mundo.
Cataratas y selva han acogido, desde el lunes, a 700 niños y jóvenes llegados de los cinco continentes, para competir con el canto de los pájaros y las voces de la siempre pródiga naturaleza del Litoral más alto. Chicos de todos lados que integran coros y orquestas que están dando esperanzas de paz, armonía, confraternidad y alegría al mundo, al entregarse al cultivo de la música.
Es un clamor hecho arte, para que en el mundo no haya otros niños con hambre ni muriendo por desnutrición. Esta legión de pequeños músicos parece abrirles a ellos también puertas de esperanza de una mejor vida, para que puedan gozar de la belleza.
Esta tercera edición de Iguazú en Concierto fue posible gracias al aporte del Consejo Federal de Inversiones, si bien la idea y organización es del gobierno de Misiones, con la guía de Andrea Merenzon. El grupo anfitrión es la orquesta Los Grillitos Sinfónicos, creada en 2003 en Posadas, e integrada por jóvenes que "aprenden a tocar instrumentos junto a cantantes, bailarines, actores y grupos de circo".
Los Grillitos han abierto este tercer festival el lunes, en un desfile que prosiguió con la Orquesta de Cuerdas del instituto Pao de açucar; la Orquesta Nacional Infantil del Sistema de Orquestas Infanto-Juveniles de Argentina, que dirigen Valeria Atela y Sergio Juradom, y la Exocubs Steel Orchestra de Trinidad y Tobago. El martes se presentó el dúo de bandoneón y piano de Guido Gavazza y Manuel Martínez; luego la Shanghai Opera School Orchestra, dirigida por Jiang Wei; el tenor Guido Aberastain; el S.W.I.M Jazz Quartet conducido por Andrey Machnev; la Orquesta de Cuerdas Pentagrama Chiquitano, y la Orquesta Regional del Norte, que dirige Elio Fleitas.
El 23 actuó el Coro Juvenil Femenino de la Escuela de Niños Cantores de Córdoba "Domenico Zipoli", que conduce Natalia Vadillo; también el Coro de Niños Cantores de Mendoza, a cargo de Juana Mauro de Fernández; el dúo de violín y piano con Katia Bljer y Diana Stalman, y el dúo integrado por el coreano Yeon-Su Nam en oboe, y la australiana Joshua Han en piano. De nuevo actuó el cuarteto ruso de jazz, el dúo de violín y piano de Oscar y Joshua Han; otra vez la orquesta de Shanghai y finalmente el Texas Boys Choir, dirigido por Bryan Priddy.
La sesión de anteanoche en el gran y colmado anfiteatro, envuelto en acogedor clima templado y apacible, trajo sus sorpresas. Por empezar, el grupo ruso de jazz que deslumbró con sus 4 excelentes instrumentistas (piano, saxo tenor, bajo y percusión), empezando por el pequeño y simpatiquísimo niño que hizo malabarismos sobre los parches, luego en el piano y finalmente en la trompeta, robándose ovaciones varias. Pero fue el grupo de cuerdas brasileños que sorprendió gratamente por la disciplina y musicalidad de sus chicos y su histriónico director.
Trópico, Caribe y adyacencias llegaron después con el grupo de bronces de Ecuador y el de Trinidad y Tobago
Adm   |   Copyright 2021   ©   Para Hacerse Oir-Hablemos Claro   |   Todos los derechos reservados   |   web design Triliton