hacerseoir.com.ar  |  Nacionales
¡¡¡Autorizan a nivel nacional el descarte de embriones congelados!!!
Miercoles 31 Mar 2021, 13:11 pm  |  Compartir en:      
Ya ha habido en la Argentina tres fallos judiciales "autorizando a los propietarios de embriones congelados a proceder a su descarte ante la ausencia de un destino reproductivo, el único fin previsto por la normativa vigente." (Cfr. MDZ SOCIEDAD, 27-3-2021), de lo que daremos detalles después de citar un articulo de Joaquim Bosch Barrera en el que demuestra con apoyo científico que "el embrión humano en su fecundación adquiere su genoma único y que le hace
miembro de la especie humana. Es en este momento en el que se inicia todo
su desarrollo que le llevará hasta formar un organismo adulto. Es una
aberración negar que este desarrollo es un continuo."
Desde el primer día el embrión humano es un ser vivo en sentido pleno
Definir diferentes estadios es un buen recurso pedagógico y científico, sin
embargo, no se puede negar la realidad del continuo desarrollo del embrión por
estas estructuras mentales construidas para comprender mejor su desarrollo.

El embrión humano posee ya desde el primer día un principio activo que le
permite determinar donde irá cada órgano en la edad adulta. Así mismo,
mantiene una unidad con sus células hijas y desarrolla un programa común,
induciendo por señales químicas que unas células se especialicen en distintos
tejidos. En un ser vivo en sentido pleno, y como tal ser, debe de ser de algún
modo, y ese modo o esencia, es ser un ser humano.

Por todos estos motivos, podemos aceptar que el ser humano empieza ya
desde la fecundación, momento inicial de todo el proceso de desarrollo e inicio
del programa vital. El embrión humano es un ser humano, y por tanto, debe
tener garantizados todos los derechos reconocidos por la Declaración de los
Derechos Humanos, especialmente el del derecho a la vida. (Acceder al artículo completo Embriones humanos: ¿seres humanos? de Joaquim Bosch Barrera in
https://www.bioeticacs.org/iceb/seleccion_temas/procreacion/Iniciodelavida.pdf[/n]

Contrariando esa verdad científica hubo fallos a nivel nacional autorizando al descarte de embriones congelados
“La decisión de ser o no madre o padre es parte del derecho a la vida privada e incluye, en el presente caso, la decisión de ser madre o padre en el sentido genético o biológico", sostuvo un magistrado."

Los juzgados de familia produjeron al menos tres fallos a nivel nacional autorizando a los propietarios de embriones congelados a proceder a su descarte ante la ausencia de un destino reproductivo, el único fin previsto por la normativa vigente.

En todos los casos, las decisiones se fundaron en el artículo 4.1 de la Convención Interamericana de Derechos Humanos y en la sentencia del caso Artavia Murillo contra Costa Rica de la Corte IDH, al momento de definir status jurídico del embrión criocongelado.

[n]El primero de ellos fue dictado el 30 de julio de 2018 por el Juzgado de Familia 1 de Mendoza
ante el cual una pareja solicitó la homologación de un convenio de divorcio que incluía el descarte de los embriones congelados que tenían en común tras haberse sometido a un tratamiento de fertilización asistida.

Al contratar los servicios de una clínica, la pareja había firmado un consentimiento informado en el que se disponía que “en caso de divorcio o muerte de uno o ambos miembros de la pareja, será la autoridad competente quien decida el futuro destino de los embriones criopreservados".

“Entonces, dado que entiendo que los embriones son entidades que se encuentran en un estado de desarrollo donde no poseen más que un simple potencial de vida; que antes de la fijación pre-embrionaria éste se compone de células no diferenciadas; que esta diferenciación celular sucede después que se ha fijado sobre la pared uterina y con anidación en el mismo; considero que es procedente proceder al cese de su crioconservación, con el consiguiente descarte”, dijo el juez Carlos Neirotti en ese fallo.

Casi un año después, 22 de abril de 2019 se expidió en similar sentido la jueza de Familia 7 de La Plata, Karina Bigliardi[/n], ante el caso de un matrimonio que solicitó autorización judicial para interrumpir la crioconservación de seis embriones congelados sobrantes tras haber tenido dos hijos por fertilización in vitro, que en ese momento tenían 5 y 2 años.

“La decisión de ser o no madre o padre es parte del derecho a la vida privada e incluye, en el presente caso, la decisión de ser madre o padre en el sentido genético o biológico", aseguró la magistrada.

El tercer antecedente lo produjo el juez de Familia 8 de La Plata, Mauro Javier Cerdá, el 30 de septiembre de 2019 cuando falló a favor de una pareja que hacía 10 años había tenido una hija por fertilización asistida y, como habían decidido no tener más hijos, solicitaron poder descartar los 10 embriones excedentes que permanecieron congelados por una década.

“Así como existe un derecho a formar una familia existe un derecho a no formarla. Los peticionarios si bien en un principio han exteriorizado a través del consentimiento informado su voluntad procreacional; es decir, su más íntimo y profundo deseo de formar una familia, con el devenir de los años, ya en la actualidad, resulta a todas luces claro con la presentación de inicio que ya no desean agrandar la familia, desistiendo de aquella voluntad procreacional que enlazara contractualmente a los requirentes con la Clínica, deseo que debe ser respetado por formar parte de la esfera íntima de los peticionarios”, sostuvo el juez en ese caso. (Cfr. MDZ SOCIEDAD, 27-3-2021)

* * *

Lo que resulta evidente es que ante todo debe respetarse la vida humana existente en el seno materno desde el primer momento de la concepción, como lo demuestra la ciencia de un modo irrefutable y las incontables pruebas al alcance de todos.

Así, como afirmó el consorcio de médicos católicos, "legalizar el aborto es silenciar la verdad" (in https://centrodebioetica.org/legalizar-el-aborto-es-silenciar-la-verdad-declaracion-del-consorcio-de-medicos-catolicos/

Desde Para Hacerse Oír-Hablemos Claro hacemos un llamado a todos los argentinos y en particular a las organizaciones pro-vida a proclamar en alta voz lo que se pretende olvidar: "no hay acto de mayor discriminación ni de mayor violencia que decidir quien nace y quien no".
Adm   |   Copyright 2021   ©   Para Hacerse Oir-Hablemos Claro   |   Todos los derechos reservados   |   web design Triliton