hacerseoir.com.ar  |  Vida y familia
Washington: medio millón de personas dan testimonio a favor de la vida
Lunes 22 Ene 2018, 22:40 pm  |  Compartir en:      
En una jornada no tan fría de este invierno este viernes 19 de enero, unas 500 mil personas participaron de la Marcha por la Vida celebrada en Washington D.C, Estados Unidos.

Este evento anual, cuyo lema fue “Love Saves Lives” (El amor salva vidas), fue histórica por varias razones, entre ellas porque marcó el 45° aniversario de la marcha y porque contó por primera vez con la participación en vivo de un Presidente de Estados Unidos.
Quiero agradecer a cada persona aquí presente hoy, que trabaja con gran corazón para asegurarse que los padres tengan el cuidado y apoyo que necesitan para elegir la vida”, dijo el Presidente Donald Trump a la multitud desde la Casa Blanca, a través de una señal satelital.

Gracias a ustedes, decenas de miles de estadounidenses han nacido y alcanzado todo el potencial que Dios les dio... ustedes son los testigos vivos del lema: ‘El amor salva vidas’”, expresó.

El Vicepresidente Mike Pence se puso al frente de la "Marcha por la vida"
El vicepresidente Mike Pence proclamó la victoria del movimiento antiabortista en el país ante los miles de manifestantes de la llamada "Marcha por la vida" que cada año recorre Washington.

El mensaje de Pence, un habitual de esta y otras marchas similares, fue que el movimiento antiabortista "está ganando de nuevo" en el país con la victoria electoral del presidente Donald Trump y el Congreso controlado por los republicanos.

"Él (Trump) me dijo que estuviera aquí con ustedes, que les agradezca el apoyo y la compasión que tienen por las mujeres y niños de Estados Unidos", afirmó, después de que el presidente hubiera expresado poco antes su "apoyo total" a la marcha a través de la red social Twitter.

Trump tuvo que esforzarse en su campaña por despejar cualquier duda sobre su posición sobre el aborto, tras la apertura que mostró en el pasado, y logró pacificar a este sector prometiendo nominar jueces contrarios al aborto para el Tribunal Supremo y eligiendo a Pence como vicepresidente.

Pence es la garantía para los republicanos más beligerantes en temas sociales (aborto, matrimonio entre homosexuales): le avala su historial ultraconservador como congresista y como gobernador de Indiana (2013-2017).

La siguiente victoria para el movimiento llegará "la próxima semana", cuando Trump nomine, tal y como se espera, a un juez contrario al aborto para sustituir al fallecido magistrado conservador Antonin Scalia.

Y las buenas noticias para los antiabortistas seguirán llegando porque el Gobierno, remarcó Pence,
"trabajará con el Congreso para terminar con la financiación del aborto y los proveedores de aborto con el dinero de los contribuyentes".
"Y dedicaremos esos recursos a los servicios de salud para las mujeres en todo el país", agregó.

"La vida (el movimiento antiabortista) está ganando en Estados Unidos y hoy es una celebración del progreso que hemos hecho. Este es un momento histórico en la causa de la vida"
, sentenció Pence.

El vicepresidente urgió a los manifestantes a "continuar presionando" para "seguir ganando los corazones y las mentes de las siguientes generaciones".

"No descansaremos hasta que restauremos la cultura de la vida en Estados Unidos", prometió.
Antes de la aparición del vicepresidente y su familia, Kellyanne Conway se presentó como "esposa, madre, católica, consejera del presidente y pro-vida" y anunció que "es un momento increíblemente prometedor" para el movimiento antiabortista.

"Los escuchamos, los vemos, los respetamos y estamos deseando trabajar con vosotros", dijo Conway, ante un movimiento que se siente reivindicado por el nuevo Gobierno conservador tras ocho años de mandato del demócrata Barack Obama.

Entre los asistentes a la marcha se veían muchos colegios religiosos, grupos parroquiales, familias con niños, pero escaseaban jóvenes de la generación del milenio (los que ahora tienen entre 17 y 37 años), como constató la agencia Efe.

Se pudieron ver, además, imágenes muy poco habituales en Washington, como la de las numerosas monjas y sacerdotes que viajaron a la capital para la marcha.

Testimonios personales
Abigail, un "milagro".-
En el evento, algunas personas compartieron sus testimonios personales de superación en momentos y embarazos difíciles, como la de la republicana Jaime Herrera Beutler y su hija Abigail, de 4 años, que para ella es un “milagro”.

Beutler relató que cuando estaba embarazada de Abigail, un ultrasonido reveló noticias devastadoras: su hija no estaba desarrollando sus órganos vitales de forma adecuada dentro del útero, y probablemente moriría asfixiada al momento de nacer.

Los médicos les dijeron que no había posibilidad de que su bebé viviera, una situación en la que la algunos padres optan por el aborto.

Oramos, lloramos… y en esa devastación, vimos a Dios”, recordó Beutler, quien descartó la opción del aborto y con su esposo buscaron tratamientos experimentales que pudieran darle a su hija una oportunidad de vivir.

“A través de la intervención divina, y algunos médicos muy valientes dispuestos a correr el riesgo, ahora podemos disfrutar a nuestra hija Abigail, que es una hermana mayor saludable y feliz de 4 años”
, agradeció Beutler.

El sacerdote que nació porque la madre decidió no abortar pese al consejo de los médicos.-
Otro impactante testimonio fue el del sacerdote Martino Choi, cuya madre cuando estaba embarazada de él también recibió el diagnóstico de que el bebé no se estaba desarrollando de forma adecuada y moriría a más tardar un años después de nacido.

Los médicos le dijeron que el aborto la libraría de un sufrimiento innecesario, sin embargo optó por la vida.

“El diablo sabe a quién disimular el mal con la mentira de que de algún modo la muerte es mejor que la vida ... pero la muerte nunca es mejor que la vida”
, reflexionó el sacerdote durante la Misa por la Vida en la que participaron 200 sacerdotes y 20 obispos.

Míralo: ¡es sacerdote!- Estos testimonios resonaron en el corazón de los participantes de la marcha provenientes de distintas partes del país, como Kelly Lambers, una estudiante de secundaria de la Arquidiócesis de Cincinnati.

“Fue realmente increíble”, dijo la joven a CNA -agencia en inglés del Grupo ACI-:
“su madre no lo abandonó a pesar de que sabía que no tenía tanto tiempo para vivir, pero ahora míralo, ¡Es sacerdote!”.
Adm   |   Copyright 2020   ©   Para Hacerse Oir-Hablemos Claro   |   Todos los derechos reservados   |   web design Triliton