hacerseoir.com.ar  |  Internacionales
Arzobispo Emérito de Guadalajara denuncia una escultura blasfema que ofende lo más sagrado que
Domingo 15 Oct 2017, 04:24 am  |  Compartir en:      
La obra “Sincretismo”, que fusiona en una escultura las imágenes de la diosa azteca Coatlicue y la Virgen de Guadalupe, es una
“blasfemia” que ofende “lo más sagrado que tenemos los mexicanos como regalo del Cielo”, denunció el Arzobispo Emérito de Guadalajara, Cardenal Juan Sandoval Íñiguez.
Al presidir la Misa en honor de la Virgen de Zapopan, el 11 de octubre, el Cardenal Sandoval Íñiguez dijo que
“aquí en Guadalajara hemos cometido un pecado, una blasfemia en unas láminas, ofendiendo lo más sagrado que tenemos los mexicanos como regalo del cielo, a nuestra Madre Santísima, la Virgen de Guadalupe”.
La diosa azteca Coatlicue es representada con cabeza y falda de serpientes, mientras que las manos, corazones, sangre y cráneos esculpidos en su estatua más conocida, conservada en el Museo Nacional de Antropología de México, hacen referencia a los sacrificios humanos que se realizaban en su honor.

La idea de realizar una escultura fusionando a la diosa prehispánica con la Virgen fue del artista Ismael Vargas, que le puso como nombre “Sincretismo”. La obra mide 9 metros de alto y le costó al ayuntamiento 5,2 millones de pesos (alrededor de 274 mil dólares).

El alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, ha defendido la obra y aseguró el 13 de octubre que “esta escultura no ofende a nadie”.

“No va haber ningún cambio en la posición del Ayuntamiento y el derecho de caminar por las calles, rezar y expresar lo que gusten es un derecho que nosotros vamos a garantizar siempre”, dijo a la prensa local.

Sin embargo, para el Arzobispo Emérito de Guadalajara,
“Sincretismo” es una “blasfemia de quienes diseñaron, sabían bien lo que hacían, no fue casualidad. Es blasfemia de quienes la pagaron y es blasfemia de quienes la defienden”.
El Cardenal Sandoval Íñiguez explicó que la escultura es una blasfemia
“por lo que representa la imagen”, pues ”tiene en la cabeza la serpiente”, símbolo del demonio, que “al tenerla encima, el mal está dominando, la está venciendo”, y la Sagrada Escritura nos enseña que la Virgen María “con su Hijo aplastarían la serpiente. Por eso, la serpiente a los pies de la Virgen”, como es representada habitualmente en cuadros y esculturas de la Iglesia.
Foto: Fragmento de escultura "Sincretismo", en Guadalajara. Foto: Flickr del Gobierno de Guadalajara.
Adm   |   Copyright 2020   ©   Para Hacerse Oir-Hablemos Claro   |   Todos los derechos reservados   |   web design Triliton