hacerseoir.com.ar  |  PHO
¡Que en la Argentina se apueste a la vida y se proteja integralmente a la madre y al niño desde la concepción!
Domingo 10 Ene 2016, 13:01 pm  |  Compartir en:      
Doctor
Jorge Daniel Lemus
Ministro de la Salud de la Nación
S. D.

Me dirijo a usted para pedirle un momento de serena reflexión sobre el tristísimo fallecimiento de una joven de 17 años en el Hospital de Esquel, a mediados de diciembre ppdo., horas después de haber sido intervenida quirúrgicamente de acuerdo a las normas establecidas en el denominado “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo”.

“Me mataron mi hija y mi nieto”, declaró con toda propiedad la madre de la joven, con explicable dolor y sorprendida por la noticia pues ignoraba que la joven hubiera concurrido a un hospital público con ese fin. (“Diario Jornada”, 5 de enero de 2016).

Sí, con toda propiedad la madre habló de “mi hija y mi nieto” pues su hija menor de edad abrigaba efectivamente en su seno a un nuevo ser humano único e irrepetible, verdad científica e irrefutable como lo sostuvo el Plenario de la Academia Nacional de Medicina -a la que usted fue incorporado como Académico Titular en marzo del corriente año- en su Sesión Privada del 28 de Julio de 2004 y lo reafirmó en el año 2011 cuando declaró que la existencia de vida humana desde el primer instante de la concepción constituye:

“un hecho científico con demostración experimental y no un argumento metafísico o una hipótesis teológica”.
Señor Ministro, dado que esta situación se repite día a día en la Argentina al amparo del Protocolo que autoriza el “aborto no punible”, le pido insistentemente que solicite al Presidente de la Nación Mauricio Macri -quien en distintas ocasiones, incluso durante la reciente campaña electoral, afirmó con claridad su postura “a favor de la vida”-
que el nuevo gobierno nacional se aboque a la tarea de buscar por todos los medios legales que, en nuestro ordenamiento jurídico, resulten siempre protegidas las dos vidas humanas: la de la madre y la del niño por nacer.
Del niño por nacer, que no tiene culpa alguna por el modo como fue concebido, pero también de la madre por los riesgos que conlleva la práctica del aborto y evitarle la angustia y el trauma de haber consentido en la muerte de su propio hijo inocente, lo cual desencadena un proceso muy doloroso -el denominado “duelo obturado”- que vuelve una y otra vez, prologándose en general toda la vida. (Cfr. Lic. Araceli Ramilo Alvarez in www.hacerseoir.org)

Para ello, ¡Hablemos Claro de la Vida al pueblo argentino!, Señor Ministro, y así se comprenderá sin lugar a dudas que:
“No hay acto de mayor discriminación ni de mayor violencia que decidir quién nace y quién no, pues culpa alguna tienen los niños condenados a morir por el aborto dado que no son menos niños que otros por el modo como fueron concebidos." (Cfr. Lic. Araceli Ramilo Alvarez , id. ib.)
De ese se logrará un amplio apoyo de las instituciones y de la población en general a la implementación de un plan destinado al desarrollo de proyectos de salud y educación integral en orden a que los hospitales y centros de salud dispongan de todos los medios idóneos para atender la salud de la madre y del niño por nacer antes, durante y después del parto, brindándoles asistencia médica, psicológica, social, económica y afectiva, como también propiciando políticas de adopción, cuando no hubiera otro camino...

¡... pero nunca, nunca más, es necesario insistir, quitando la vida de un modo cruel, como lo es el aborto, a quienes no tienen culpa alguna por el modo como fueron concebidos!
Agradeciéndole desde ya la serena y positiva acogida a nuestro pedido, hacemos propicia la ocasión para saludarlo con nuestra consideración más distinguida,


Por todas las madres y niños por nacer, envíe ya mismo esta nota al Sr. Ministro de Salud de la Nación haciendo clic en:
http://www.hacerseoir.org/peticiones.php?id=70
Adm   |   Copyright 2020   ©   Para Hacerse Oir-Hablemos Claro   |   Todos los derechos reservados   |   web design Triliton