parahacerseoir.org  |  Alentando Esperanzas
Consagración de la Base Marambio a la Virgen de Luján
Sabado 23 Feb 2013, 17:14 pm  |  Compartir en:      
“Virgen Madre, que en este blanco del sur, signo de tu pureza inmaculada, ejerzas siempre tu reinado sobre este suelo y sobre los corazones de quienes lo habiten”
, invocó el presbítero Marcelo Miguel López, en el solemne acto de consagración de la Base Marambio de la Antártida Argentina a la Virgen de Luján, que se llevó a cabo en el Oratorio de la Base el jueves 3 de enero de 2013, al que asistió el personal de la dotación destacada en esta lejana y helada porción del suelo argentino.

El padre López, un sacerdote de 43 años perteneciente al clero diocesano de la diócesis de San Rafael, dijo en otro momento de la ceremonia de consagración:
“Te encomendamos y te consagramos, Virgen de Luján, la Base Marambio, pacífica y reconciliada, las esperanzas y anhelos de esta dotación, sus familias para que crezcan en santidad, estos jóvenes para que encuentren la plenitud de su vocación, humana, patriótica y cristiana. Te encomiendo a todos los que sufren, Señor de la historia, y son hijos tuyos, Virgen de Luján, Madre de la Vida. Haz que esta Base entera sea fiel al Evangelio, y abra de par en par su corazón a Cristo, el Redentor del hombre, la Esperanza de la humanidad”. (Cfr. "AICA", 15-2-2013)
Para Hacerse Oír-Hablemos Claro se une de corazón a este expresivo acto de consagración a la Reina y Patrona de la Argentina que en 1630“ancló” en nuestro suelo para brindarnos su maternal protección y a quien consagramos también todos nuestros esfuerzos para la defensa de la vida y la familia y para fortalecer las raíces cristianas de nuestra Patria.

Consagración a la Pura y Limpia Concepción
Madre del Redentor!
Ante tu imagen de la Pura y Limpia Concepción,
Virgen de Luján, Patrona de Argentina,
nos postramos en este día aquí, en la Antártida,
con todos los hijos de esta patria querida,
cuyas miradas y cuyos corazones convergen hacia Ti;
queremos prodigar sin cesar la evangelización del continente
en su pasado, presente y futuro;
por un compromiso de fe y de amor;
para ser testigos de Cristo tu Hijo
en el tercer milenio de la historia cristiana,
iluminados por tu ejemplo, Virgen de Nazaret,
que abriste las puertas de la historia al Redentor del hombre,
con tu fe en la Palabra, con tu cooperación maternal.
Virgen Madre, que en este blanco del sur;
signo de tu pureza Inmaculada
ejerzas siempre tu reinado, sobre este suelo y
sobre los corazones de quienes lo habiten.

¡Madre de Cristo y Madre de la Iglesia!
Te aclamamos también a Ti,
que sobresales entre los humildes y pobres del Señor;
son éstos los que confían contigo en sus promesas,
y esperan de Él la salvación.
Te acogemos en nuestro corazón,
como herencia preciosa que Jesús nos confió desde la cruz.
Y en cuanto discípulos de tu Hijo,
nos confiamos sin reservas a tu solicitud
porque eres la Madre del Redentor y Madre de los redimidos.
Te encomendamos y te consagramos, Virgen de Luján,
la Base Marambio, pacifica y reconciliada,
las esperanzas y anhelos de esta dotación,
sus familias para que crezcan en santidad,
estos jóvenes para que encuentren la plenitud de su vocación,
humana, patriótica y cristiana
Te encomiendo a todos los que sufren,
Señor de la historia
y son hijos tuyos, Virgen de Luján, Madre de la Vida.
Haz que esta Base entera sea fiel al Evangelio,
y abra de par en par su corazón
a Cristo, el Redentor del hombre,
la Esperanza de la humanidad.

¡Dios te salve, Virgen de la Esperanza!
Haz que, con la ayuda de la gracia,
seamos capaces de responder, como Tú,
a las promesas de Cristo,
con una entrega generosa y una colaboración fiel.
Haz que como nuestros Héroes: Liniers, Belgrano y San Martín
sepamos consagrarte y servirte en esta Patria de la Tierra,
que nació mariana bajo el signo de la cruz;
para ser en verdad ciudadanos del cielo.
Aquel que, por tu amor de Madre, es para siempre
el Emmanuel, el Dios con nosotros,
y por la victoria de su cruz y de su resurrección
está ya para siempre con nosotros,
hasta el final de los tiempos.
Amén.

Marambio, 3 de enero de 2013
El Santísimo nombre de Jesús

La Base Marambio en la Antártida
Inaugurada en el año 1969 con el nombre de Base Aérea Vicecomodoro Marambio (después pasó a llamarse Base Antártica Marambio) debe su nombre al Vicecomodoro Gustavo Argentino Marambio, un pionero de la aviación argentina en el sector antártico.

El Vicecomodoro Marambio nació en Río Cuarto (1918) y falleció trágicamente en un accidente de aviación (1969), cerca de la localidad de Villa Mugueta, en la provincia de Santa Fe cuando se produjo en el aire una colisión entre su avión de Havilland Dove, y un Junkers Ju-52, a unos 1500 metros de altitud, cuando cumplía funciones de Comandante de Aviones en Río Cuarto.

En el año 1996, con la presencia del Comandante de Operaciones Aéreas Brigadier Rubén Mario MONTENEGRO, el Obispo Castrense Monseñor D. Norberto Eugenio Martina bendijo, el 16 de abril de 1996, el Oratorio de la Base Marambio bajo la advocación de la Santísima Virgen del Luján.
Adm   |   Copyright 2022   ©   Para Hacerse Oir-Hablemos Claro   |   Todos los derechos reservados   |   web design Triliton